En el marco del plan para la producción nacional de equipamiento para la generación de energía limpia en seis provincias, San Juan hará punta con la construcción del Proyecto Solar Tocota, en Calingasta, de 350 megavatios. El complejo se abastecerá de los paneles solares que se producirán en la fábrica local, la que empezará a funcionar a fines de año, sumado a componentes clave (llamados convertidores) que hará la empresa mendocina IMPSA. Esta compañía y la sanjuanina Energía Provincial Sociedad del Estado (EPSE) firmarán hoy un acuerdo para levantar este tipo de parques, que tendrá su puntapié inicial en suelo calingastino. El objetivo es la extensión de estas obras, en principio, a Río Negro, Neuquén, Mendoza, La Rioja y Catamarca, distritos que cuentan con producción de bienes, tecnologías y servicios ligados a la generación eléctrica de fuentes renovables, los que conformarán un organismo público-privado con apoyo de Nación, el cual también se lanzará hoy.

Esas son las actividades en las que participará el presidente Alberto Fernández, quien llegará acompañado del ministro de Economía, Martín Guzmán, y de su par de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. Además, llegarán gobernadores y representantes de las provincias que participarán del grupo público-privado denominado Clúster Renovable Nacional.

El hecho de que el acto se haga en San Juan tiene un fuerte peso. En la provincia hay 15 plantas fotovoltaicas en operación, que generan energía para cubrir el 34 por ciento de la demanda local, sumado a que está prevista la instalación de dos más, que llevarán el porcentaje al 44 por ciento. Así, el 47 por ciento de los parques solares en funcionamiento de la Argentina se encuentran en tierras sanjuaninas.

Un eje clave es la fábrica de paneles solares. Víctor Doña, gerente de Ingeniería y Desarrollos de Energías Renovables del EPSE, explicó que está “pensada como fábrica de energía: hacer los paneles y terminarlos de poner en parques y vender la energía, es más redituable que la comercialización del panel en sí mismo”. El funcionario destacó que el plan es concesionar la fábrica, que seguirá en poder del EPSE, y que se avanzó con IMPSA, la que tiene capacidad para fabricar los inversores que convierten la corriente continua a alterna, sumado a que tiene el respaldo del Ministerio de Desarrollo Productivo, el que, a través de un fondo fiduciario público, tiene el 63,7 por ciento de las acciones de la compañía.

En ese marco, Doña señaló que el acuerdo es que IMPSA tendrá la concesión de la operación de la fábrica, la que instalará su planta de convertidores en el predio de EPSE. Además, indicó que se definirá “la participación, en forma conjunta con la compañía local, de algún formato de asociación en el tema de la gestión y comercialización de la energía”. Así, ejemplificó que, “si ponen plata para ayudarnos a hacer los parques, de la misma forma participarán de la venta de energía”. De esa manera, EPSE e IMPSA van primero por el Proyecto Solar Tocota, “que tiene cinco años de producción, a 70 megavatios por año”, indicó Doña, que agregó que “el primero de los cinco parques va a estar en el segundo semestre del año que viene”. No fue lo único, ya que dijo que ambas empresas “pueden hacer parques solares en las provincias del clúster”.

Dejanos un comentario