Angustiada por la situación que atraviesa en el Penal de la ciudad de Paraná, la joven acusada de matar a su novio Fernando Pastorizzo en diciembre de 2017 habló con su abogada y tomó una determinación.

El caso de Nahir Galarza y su condena a cadena perpetua por la muerte de Fernando Pastorizzo mantuvo en vilo a la sociedad por varios años, y más allá que en la actualidad el caso parece estar “más tranquilo”, siempre surgen situaciones que encienden el episodio ocurrido hace casi cinco años.

El asunto es que la abogada de la joven condenada, Raquel Hermida Leyenda, confirmó que su defendida quiere cambiarse el apellido porque “se siente traicionada por su padre”, con lo cual el nombre Nahir Galarza quedará en el pasado.

No es una cuestión filosófica o existencialista o de identidad: la joven decidió cambiarse el apellido de su padre, Marcelo Galarza, porque se siente traicionada por él, ya que no quiere verlo más y pasaría a llamarse Nahir Kroh, el apellido de su madre Yamina.

Esta novedad se la comunicó a su abogada Hermida Leyenda y no hay un solo motivo, pero el principal es que, según ella, su padre policía Marcelo Galarza mató a Fernando Pastorizzo y no ella. Dice que él le prometió hacerse cargo y contar la verdad de lo ocurrido la madrugada de 30 de diciembre de 2017, en la localidad entrerriana de Gualeguaychú, cuando Pastorizzo fue asesinado de dos balazos, y por el homicidio, Nahir fue condenada a cadena perpetua el 3 de junio de 2018.

“Nahir quiere cambiarse el apellido de forma urgente. También se lo dijo a la psicóloga y a la psiquiatra de la cárcel y le aconsejaron ver a la asistente social. Insiste en que el padre fue el tirador y que ella es inocente”, le dijo Hermida Leyenda, de la Fundación Red de Contención, a Infobae.

La abogada, que con su ingreso logró dar un giro en la defensa de Nahir, recién el 12 podrá recibir su matrícula que la habilite a desempeñarse en Entre Ríos, y se ocupará de todas las causas de la joven de 23 años que está presa en la Unidad Penal Número 6 de Mujeres de Paraná.

Dejanos un comentario