FORMOSA VIRAL

Lunes de lluvia y pese a ello, varias familias de formoseños varados en el Paraguay se acercaron hasta Puerto Falcón, localidad limítrofe del Paraguay con Clorinda. Tenían tramitado el ingreso por la Cancillería argentina y con el visto bueno de las autoridades del vecino país, pero al llegar al límite internacional, y con la lluvia ya casi encima, vieron que no solo no estaban sus transportes esperándolos, sino que los gendarmes no les permitían guarecerse bajo un techo cercano ante la inclemencia del tiempo.

Abandonados, con niños pequeños que también no podían proteger, quedaron bajo la lluvia esperando que aparezcan los transportes.

Lo único que les dijeron los gendarmes es que buscaran un techo para cubrirse, pero en el lado paraguayo.

Cero empatía, cero respeto a la dignidad, cero criterio humanitario, los trataron como refugiados indeseados.

Tal como los africanos que se embarcan en lanchas tratando de llegar a un puerto europeo, que encima los rechaza, así más o menos fue el trato hacia estos varados que no consiguieron nada hasta pasadas al menos cinco horas.

A las 9 de la noche apareció el transporte, cansados, mojados, hambrientos, subieron al vehículo que los traería hasta Formosa capital.

En el interín, uno tuvo un atisbo humanitario y les prestaron un vehículo de transporte de tropas para que se cubran de la lluvia.

Historias de varados que siguen siendo de padecimiento y sufrimiento a cada paso que dan. (foto gentileza diario El Comercial)

Dejanos un comentario