Qué mirar para ahorrar energía y obtener la refrigeración ideal.

A continuación, algunas claves para comprar de manera inteligente.

1) Calcular el espacio disponible

El primer paso es tomar las medidas exactas del lugar donde será ubicada la heladera. Tener en cuenta que, entre el equipo y la pared, conviene dejar un espacio superior a 30 centímetros.

Luego, elegir entre los formatos disponibles. Las de “un frío” tienen congelador, pero no freezer. Las “top mount” son las más tradicionales, con el freezer arriba y el refrigerador abajo.

En las “combi”, el orden está invertido: tienen en el refrigerador arriba del freezer. Y por último las “side by side”, que son más grandes y tienen dos puertas verticales.

2) Que tenga ahorro de energía

Las heladeras son el electrodoméstico que más energía consume en el hogar. Por eso, conviene elegir las que tienen “eficiencia energética A”, que permite ahorrar hasta un 48% anual.

Otras frases a buscar son “digital Inverter” o “motores Inverter”. Son compresores que permiten un ahorro energético superior al de las heladeras convencionales.

3) Calcular la capacidad

Hay que tener en cuenta quiénes van a usar la heladera. Si en la casa viven una o dos personas, alcanza con una capacidad de 250 litros. Cuando van a incluir alimentos para tres o cuatro personas, convienen las que tienen más de 360 litros. En familias más numerosas, elegir las de 600 litros.

4) Chequear el tipo de gas

Preferir las que tengan “gas R600a”. Es el más ecológico. No daña la capa de ozono y evita el recalentamiento global, lo que convierte a estas heladeras en amigables con el medio ambiente.

5) Minimizar la pérdida de frío

Es otro de los objetivos de las heladeras actuales. Con ese fin, una función interesante es el “modo vacaciones”, que mantiene la temperatura de congelamiento al mínimo durante el tiempo que no estemos en casa.

También hay equipos con “conversión inteligente”. Son los que se adaptan al estilo de vida del usuario ya que cuentan con distintos modos, por ejemplo: diario, económico, vacaciones, fiesta o minibar. Permiten un ahorro de energía, según el modo de uso elegido.

6) Buscar un freezer eficiente

Los freezer de mejor calidad tienen 4 estrellas, que aseguran que funcionan desde los -24°C hasta los -30°C. Le siguen los de 3 estrellas, que pueden alcanzar los -18ºC. Si el equipo tiene 1 o 2 estrellas, se trata de un congelador, no de un freezer.

7) Evitar las bacterias

Algunas heladeras cuentan con un “tratamiento antibacterial” en su interior, que evita la formación de bacterias. Sirve para proteger los alimentos de agentes nocivos y para evitar los olores desagradables.

8) Elegir el modo de refrigeración

Las heladeras “cíclicas” son más baratas y mantienen la humedad natural de los alimentos, por lo que no es necesario cubrirlos.

Las “No Frost” evitan la escarcha y no necesitan ser descongeladas en forma manual. Su frío es más seco que en las cíclicas, por lo que algunos alimentos deben ser tapados. Mientras que las “Neo Frost” son las más completas: cumplen con todas las funciones de las dos anteriores.

Más nuevo es el sistema de refrigeración llamado “Twin Cooling Plus”. Trabaja con flujos de aire independientes entre el freezer y la heladera, duplica el tiempo de guardado de los alimentos y evita la mezcla de olores entre los compartimientos.

9) Mirar los complementos

Los burletes de las puertas deben ser magnéticos integrados, sin tornillos, y anchos. El aislante debe de espuma de poliuretano. Es importante que los estantes sean fácilmente regulables en altura.

Hay modelos que vienen con dispenser de agua y hielo. También se venden en Argentina heladeras interactivas que se conectan por celular y convierte las tareas rutinarias en momentos divertidos gracias a sus innovadoras aplicaciones.

10) Pedir asesoramiento

Siempre conviene preguntar a un experto, para dar con la heladera más adecuada para cada familia y costumbres.

Dejanos un comentario