Las autoridades de Corea del Norte enviaron equipos médicos e investigadores epidemiológicos a una provincia que lucha con un brote de una enfermedad intestinal no identificada. Tal como informaron medios estatales, al menos 800 familias sufren lo que se ha llamado una “epidemia entérica aguda“. Los afectados recibieron ayuda en la provincia de Hwanghae del Sur, a unos 120 kilómetros al sur de la capital, Pyongyang.

Los funcionarios de Corea del Sur afirman que esta enfermedad del tracto gastrointestinal puede tener que ver con el cólera o la fiebre tifoidea. Cabe mencionar que este nuevo brote, informado por primera vez el jueves pasado, ejerce una mayor presión sobre el país que se encuentra aislado, mientras lucha contra la escasez de alimentos y una ola de contagios de covid-19.

Este fin de semana, la agencia estatal de noticias KCNA hizo referencia a las medidas de prevención tomadas por los funcionarios de Corea del Norte. Estas incluyen cuarentenas, “detección intensiva para todos los residentes“, además de tratamientos y monitoreo, especialmente para los grupos más vulnerables, como niños y ancianos.

Según la agencia, un “equipo de tratamiento y diagnóstico rápido” se encuentra trabajando junto con el personal de salud local. Además, se están tomando medidas para garantizar que la actividad agrícola no se interrumpa en el área. Por otra parte, continúan realizando trabajos de desinfección, incluso en aguas residuales y otros desechos, con el fin de garantizar la seguridad del agua potable en los domicilios.

Kim Yo-jonghermana del líder norcoreano, formó parte de un grupo de altos funcionarios que participó en la donación de medicamentos para contener la situación. Además, el tratamiento será entregado a “más de 800 familias que sufren la epidemia entérica que se registró en varias áreas de la provincia de Hwanghae del Sur”, explicó el viernes KCNA. Según estos datos, al menos 1.600 personas padecerían trastornos intestinales.

El funcionario a cargo del trabajo de emergencia epidémica en Corea del Norte, Ryu Yong Chol, advirtió que las enfermedades entéricas podrían propagarse a través de los objetos personales, alimentos y bebidas de las personas contagiadas. En ese marco, según explicó, la forma más eficiente de prevenir la propagación de este virus desconocido es aislar estrictamente a los pacientes infectados.

Esta nueva “epidemia entérica” llegó mientras Corea del Norte continúa luchando contra una fuerte ola de covid-19, o “casos febriles”. En ese marco, la agencia KCNA reportó 19.310 nuevos casos de fiebre el pasado domingo, pero no detalló cuántos de esos se consideraban positivos de covid.

Además, desde que el país reconoció por primera vez un brote de covid-19, por el mes de mayo, se han registrado más de 4,5 millones de casos de “fiebre” y 73 fallecidos, en una población de 25 millones de personas prácticamente sin vacunarse, según los datos publicados por los medios estatales.

Dejanos un comentario