Se mostró junto a Capitanich y envió señales de paz hacia el centro de la interna. “Cuando nos dividimos, ganó Macri”, afirmó.

A pesar de la permanente embestida desde el kirchnerismo a la que ahora se sumó el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, la tercera pata de la alianza gobernante, el Presidente envió ayer un fuerte mensaje de unidad a la interna del Frente de Todos (FDT) desde Chaco, una provincia ultra K.

Alberto Fernández dijo ayer que “el enemigo nuestro no está en el Frente de Todos, sino está en esa maldita derecha” y exhortó a los espacios políticos que integran la coalición oficialista a que “nunca más” se dividan porque “el día que nos dividimos (Mauricio) Macri fue presidente”.

El jefe de Estado se pronunció así al cerrar el congreso del Frente de Todos en la provincia de Chaco, con un discurso que tuvo como eje la unidad del espacio de cara a las elecciones presidenciales del próximo año. Así, Fernández pidió “ponerle toda la fuerza que necesita el Frente de Todos, transitar juntos lo que queda de gobierno para que en el 2023 volvamos a darle a los argentinos la alegría de tener un gobierno que se ocupa de ellos”. “Nosotros tenemos que construir la mayor unidad posible, porque esto que digo yo no es distinto a lo que piensa cualquier dirigente del Frente de todos”, señaló en ese sentido.

En el colmado auditorio del Centro de Convenciones Gala en la ciudad de Resistencia, el Presidente insistió: “Yo les pido que no pierdan de vista dónde está el peligro, que es esa derecha impiadosa que tuvo el mayor desastre social que la Argentina recuerda y nos endeudó como nadie antes”. “Compañeros, en el Frente de Todos no hay enemigos, hay diferencias. Pero hemos aprendido a respetarnos con esas diferencias”, dijo Fernández y pidió que: “No dejen que nos dividan”.

El Presidente aprovechó el mitin para volver a destacar la importancia del acuerdo cerrado con el FMI. Fernández dijo que “yo les prometí que iba a resolver el problema” de la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y afirmó que “pudimos pagar, y no hubo ninguna reforma previsional, reforma laboral ni reforma del Estado”. El Jefe de Estado habló de pagar aunque Argentina todavía no pagó nada y solo reestructuró deuda.

Al finalizar su discurso, señaló: “Pongámosle al Frente de Todos la fuerza que necesita el frente y transitemos juntos lo que queda de gobierno para que en el 2023 volvamos a darle a los argentinos la alegría que merecen, de tener un gobierno que se ocupa de ellos”.

Previo a las palabras del jefe de Estado, el gobernador de Chaco y titular del FdT provincial, Jorge Capitanich, afirmó: “Decidimos institucionalizar el Frente de Todos en Chaco porque así es un espacio que garantiza la unidad en la diversidad .”Las diferencias no nos tienen que dividir, sino enseñar a construir un camino que nos permita resolver los problemas de los argentinos”, agregó.

El Frente de Todos de Chaco fue la primera provincia en institucionalizar el espacio y ayer fue la primera sesión del congreso partidario en el que participaron más de 3.000 personas y sesionaron en diferentes comisiones desde la mañana.

Dejanos un comentario